Esta canción fue el primer éxito de los Rolling Stones escrito por el duo Jagger/Richards. Salió al mercado en 1965 y causó mucho revuelo por su letra que veladamente se refiere al sexo, aunque realmente es una canción que criticaba la sociedad de consumo norteamericana.

El riif de guitarra le llegó como inspiración a Keith Richards mientras dormía, así que se despertó, puso una grabadora, lo tocó y siguió durmiendo. Cuando llevó la grabación al estudio, se oía el riff de guitarra y posteriormente 40 minutos de ronquidos. Richards temía que el riff se pareciera demasiado al de la canción “Dancing on the street” de Martha and the Vandellas y puede ser que de allí surgiera la inspiración.

El título de la canción se le ocurrió a Richards probablemente inspirado en la canción “30 days” de Chuck Berry que dice en una frase :”I don’t get no satisfaction from the judge“.

Anuncios