Esta canción se convirtió en un éxito para el duo Boy Meets Girl en enero de 1989. George Merrill y Shannon Rubicam se dedicaban a crear canciones para artistas como Whitney Houston, Deniece Williams y Bette Midler y se inspiraron en una estrella fugaz que vieron en un concierto de Houston para crear esta canción. La composición le fue ofrecida a Houston quien la rechazó y a Belinda Carlisle que la grabó contra su voluntad para el album Heaven on Earth, aunque finalmente no fue incluída.

Merrill y Rubicam decidieron grabarla ellos mismos formando el duo Boy Meets Girl y obteniendo un inesperado éxito en listas al llegar al número 5 en listas americanas y en el 9 de las listas inglesas.

Anuncios